CARNE DE CONEJO; EQUILIBRIO Y SALUD

La carne de conejo tiene una composición nutricional que representa un alimento de excelente calidad para potenciar la respuesta inmunológica.

Su contenido en proteínas, vitaminas y minerales hacen de esta carne un alimento de sumo interés a incorporar en nuestra dieta ya que son nutrientes implicados de forma directa en la mejora de nuestras defensas.

El consumo de carne de conejo de dos a tres veces por semana contribuye a alcanzar las cantidades recomendadas de nutrientes para mantener un óptimo estado nutricional.

Además es una carne muy versátil que favorece su palatabilidad y apetencia.